Mientras se logre la vacuna


Tan mal parada encontró el SARS-Cov-2 a la comunidad científica y a la comprensión moderna de lo que en realidad es una enfermedad, que no sorprenden las decalraciones de Ken Frazier (CEO de Roche) en cuanto a la vacuna, considerada la salvación por la mayoría. Son dos aspectos que vale la pena comentar.

El primer aspecto es loable, en cuanto describe honestamente el proceso que se requiere para desarrollar una vacuna (que no es corto) y lo temerario que resulta la carrera desatada por políticos y burócratas para deasrrollar una vacuna par el SARS-CoV-2. Lo anterior debido a que el proceso, si bien a ojos de muchos es altamente científico, en esencia resulta ser empírico. Para las vacunas de mayor protección duradera, el meollo es hallar la dosis (prueba y error=4 años) del patógeno atenuado que no desate un desastre inmunológico en el individuo e induzca la protección. Se comprende esto al conocer que las vacunas de mayor eficacia, son con virus completo inactivado. Lo demás, con vectores virales o candidatos genéticos, son un juego de azar (nunca antes incorporadas a una vacuna humana) y los resultados desconocidos. Son palabras que en realidad mueven los cimientos.

A lo que se juega es que la apuesta a los vectores virales o candidatos genéticos (mayoría de los intentos), resulte favorable por un golpe de suerte y omitiendo todos los protocolos de seguridad. Sería óptimo para la humanidad que, de darse el golpe de suerte, este fuese de una vacuna oral que induzca respuesta de anticuerpos y células T en superficies húmedas, al mismo tiempo de la consabida respuesta humoral1).

El segundo aspecto es de cuestionar, cuando afirma que mientras no salga esa vacuna que en realidad proteja, la única protección consiste en: “Es fundamental que la gente comprenda que, mientras esperamos la vacuna, la protección inmediata contra la propagación de este virus es una buena higiene, máscaras, distancia social, etc.”. Información recavada de Harvard Business School, Barron's, BioPharma Dive.

Tal afirmación desnuda el desconocimiento generalizado, y que existe áun a ese nivel, de cómo funciona la inmunología y cómo responde un humano a un ataque viral. O es decir, existe un desconocimiento craso de lo que es la inmunidad de mucosas. Asimismo la abrumadora mayoría de los intentos de desarrollo de vacuna que no contemplan este aspecto de la inmunidad, confirman dicha ignorancia.

En nuestra entrega Preparase para la Pandemia es fácil comprender los aspectos que regulan la defensa que oponemos a retos infecciosos en las mucosas y la amplia cobertura que ofrece, por lo que referimos al lector a esa información una mejor comprensión de cómo es posible atajar las infecciones a ese nivel y que el uso de mascarillas por tiempo prologado, es inviable. Queda además por verse cuál fue la estrategia de manejo de la pandemia más apegada al conocimiento científico, como el ejemplo contrastante de Suecia pareciera indicar; país que buscó la inmunidad de rabaño desde el inicio. El gráfico que se presenta a las puertas del otoño, con datos de que los nuevos casos confirmados en Europa, disminuyen solamente en Suecia, deben de ser observados cuidadosamente mientras el mundo entra a la segunda ola de la pandemia. Pero a como están las cosas, es claro que ni la ciencia actual, ni las medidas que han impuesto las organizaciones de salud estatales e internacionales, han sido respaldadas por conocimiento avanzado de las virosis y la enfermedad que producen. Por insistencia de pensamiento inflexible, en que el problema es acabar con el virus con antivirales y no la enfermedad que el virus provoca, están aún lejos de conocer cuáles son lo pasos a seguir que darán protección y cuáles son las intervenciones que puedan disminuir, las muertes por inmunopatología. Vista la experiencia con los antibióticos que se acerca a un siglo de existemcia, ya conocemos que algunas enfermedades infectocontagiosas escapan a las terapias exclusivamente bactericidas. La antivirosis, utilizada en entidades que no son seres vivientes, es un asunto todavía mucho más complejo y escurridizo vista la enorme y veloz capacidad de mutación que poseen.

progreso_sueco.jpeg
2)


Aquí ampliamos lo atinente a la defensa que Periactil y Precondition ofrecen para la pandemia, en razón de su composición y en cuanto a efecto directo antibacteriano y virucida, además de los mecanismos propios ya expuestos en el documento citado. También mediante la siguiente ilustración, se muestran los componentes del aparato inmunitario de las mucosas en relación a la amplia defensa que ofrecen a retos infecciosos, y hasta el momento ignorados y desaprovechados. aparato_inmunitario_de_las_mucosas_es.jpeg

Figura 1: Estructuras y células inmunitarias del sistema orofaríngeo. El sistema inmunitario orofaríngeo es similar al de otras mucosas y tiene compatimientos muy parecidos a estos, pero los elementos celulares mantienen sus características propias. Consiste del epitelio estratificado escuamoso, lámina propia (LP) y estructuras linfoides asociadas a mucosas (MALTs). Las células dendríticas (DCs), células de Langerhans (LCs) y los linfocitos intraepiteliales (IELs) residen en el estrato epitelial. Las DCs en la LP proyectan sus dendritas hacia el epitelio para captar antígenos y migran luego hacia el tejido linfoide secundario y los ganglios linfáticos. Las MALTs en la cavidad orofaríngea están localizadas en las amígdalas y consisten en tejido linfoide organizado. Las células Micofold-simil (M) en el epitelio tonsilar, fungen también como portadoras de antígenos a las células presentadoras de antígeno (APCs).3)
Este aparato en colaboración con el sistema inmunitario innato, tiene la capacidad de montar sea la defensa inmediata que caracteriza a este último, como también una respuesta adaptativa más tardía con generación de inmunoglobulina IgA y fuerte y variada respuesta celular de linfocitos T citada en Preparase para la Pandemia. Todo el conjunto inmunitario, sea innato que adaptativo, posee sus sitios propios de inducción y sus sitios efectores que permiten inducir inmunidad tópica y sistémica4), y está dotado de memoria. Conocido un reto, la respuesta al siguiente es más vigorosa. No solamente, esta inmunidad se caracteriza por ser de amplio espectro y de propiciar protección contra otros patógenos, aún si antes no han retado al sujeto propiamente, lo que le confiere la particularidad de ser una protección cruzada; o es decir de amplia cobertura.

En el caso del SARS-CoV-2 la inmunidad es protectora únicamente cuando involucra en coordinación, sea la inmunidad innata que la adaptativa, pero asimismo esta última también necesita de una respuesta conjunta de sus tres componentes: los anticuerpos con ligazón de sus regiones FC a los receptores FcR 5), los linfocitos B (como célula efectora y no como productora de anticuerpos) y los linfocitos T6). Eso explica porque las vacunas pueden ser ineficaces o inclusivo agravar el reto infeccioso; dado que el énfasis ha estado en provocar protección prevalentemente con base en anticuerpos (seroconversion sola). Las mucosas ofrecen un mejor balance en la respuesta inmune que la adaptativa, por sí sola. El balance entre todos sus componentes y la amplia cobertura, plasman una protección más valedera y de largo plazo y a su vez, también escalable; no siendo esto último posible con la adaptativa.

De manera que Precondition + Periactil = Complete, es un sistema mucoadherente que funciona a tres niveles.

  1. Inmunidad por exclusión ya explicado en Preparase para la Pandemia.
  2. Estimulación de la interacción que existe entre el aparato inmune innato y el adaptativo, mediante oportuna modulación de la inflamación que produce un reto infeccioso, lo que permite la oportuna presentación de múltiples antígenos o coadyuvantes7), con inducción de seroconversión de amplio espectro.
  3. La composición excepcional de este sistema, que incluye al xilitol y la carragenina, le confiere aptitudes antibacteriana, virucida y anti-biomembrana, sin peligro de inducir resistencia antibacteriana en los patógenos. Además de la amplia historia que se ha acumulado de estos componentes en cuanto su poder antiinfeccioso y especialmente en problemas nasales, en senos para-nasales, profilaxis de otitis media e infecciones respiratorias8),9),10), recientemente se ha logrado corroborar in vitro el efecto virucida de ambos, hacia el COVID-19 11).

Complete controla el virus cuando es fácil

El sistema de cuidado oral Complete es un agente poderoso y eficaz, en la situación que vivimos, para prevenir la provocación de la enfermedad SARS-CoV-2 durante las fases avanzadas de la pandemia; que por el momento luce incontenible. Sea porque Complete, no solamente controla el virus en la fase de incubación pero también porque mediante la inmunización de la mucosa (efecto coadyuvante o presentación de antígeno), realza sucesivamente la resistencia a la presente pandemia, sea local que sistémica. Pero en general, lo anterior es además válido para todos los otros episodios estacionales que nos amenazan y cuya puerta de entrada se halla en la naso y orofaringe. Muy útil resulta entonces, el uso de Rhynactil junto al Complete.


1) Pre-clinical studies of a recombinant adenoviral mucosal vaccine to prevent SARS-CoV-2 infection Anne C. Moore, Emery G. Dora, Nadine Peinovich, Kiersten P. Tucker, Karen Lin, Mario Cortese, Sean N. Tucker bioRxiv 2020.09.04.283853; doi: https://doi.org/10.1101/2020.09.04.283853
2) Anders Tegnell and the Swedish Covid experiment | Financial Times. https://www.ft.com/content/5cc92d45-fbdb-43b7-9c66-26501693a371
3) The mucosal immune system in the oral cavity—an orchestra of T cell diversity. International Journal of Oral Science, 6 125–132. Wu, R.-Q., Zhang, D.-F., Tu, E., Chen, Q.-M. & Chen, W. (2014) https://www.nature.com/articles/ijos201448#citeas
4) Kiyono, H. & Azegami, T. (2015) The mucosal immune system: From dentistry to vaccine development. Proceedings of the Japan Academy. Series B, Physical and Biological Sciences, 91 423 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4729857/
5) Antibody potency, effector function and combinations in protection from SARS-CoV-2 infection in vivo Alexandra Schäfer, Frauke Muecksch, Julio C. C. Lorenzi, Sarah R. Leist, Melissa Cipolla, Stylianos Bournazos, Fabian Schmidt, Anna Gazumyan, Ralph S. Baric, Davide F. Robbiani, Theodora Hatziioannou, Jeffrey V. Ravetch, Paul D. Bieniasz, Michel C. Nussenzweig, Timothy P. Sheahan bioRxiv 2020.09.15.298067; doi: https://doi.org/10.1101/2020.09.15.298067
6) Antigen-specific adaptive immunity to SARS-CoV-2 in acute COVID-19 and associations with age and disease severity Carolyn Rydyznski Moderbacher, Sydney I. Ramirez, Jennifer M. Dan, Davey M. Smith, Alessandro Sette, Shane Crotty DOI:https://doi.org/10.1016/j.cell.2020.09.038
7) Inducing Mucosal IgA: A Challenge for Vaccine Adjuvants and Delivery Systems Prosper N. Boyaka J Immunol July 1, 2017, 199 (1) 9-16; DOI: https://doi.org/10.4049/jimmunol.1601775
8) Xylitol and its usage in ENT practice Sakallioglu, Ö; Güvenç, I Adadan; Cingi, C. The Journal of Laryngology and Otology; Devon Vol. 128, Iss. 7, (Jul 2014): 580-5. DOI:10.1017/S0022215114001340
9) Xylitol nasal irrigation in the treatment of chronic rhinosinusitis Lin Lin,Xinyue Tang, Jinjin Wei,Fei Dai, Guangbin Sun https://doi.org/10.1016/j.amjoto.2017.03.006
10) Xylitol’s Health Benefits beyond Dental Health: A Comprehensive Review Krista Salli, Markus J. Lehtinen, Kirsti Tiihonen, and Arthur C. Ouwehand https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6723878/
11) Iota-carrageenan and Xylitol inhibit SARS-CoV-2 in cell culture Shruti Bansal, Colleen B. Jonsson, Shannon L. Taylor, Juan Manuel Figueroa, Andrea Vanesa Dugour, Carlos Palacios, Julio César Vega bioRxiv 2020.08.19.225854; doi: https://doi.org/10.1101/2020.08.19.225854